30.10.08

caramelos

No iba a dejar que nadie me besase en esa esquina. Nadie, ni siquiera él. Porque allí aún me coges de la mano. Tú y la noche, sentados en el bordillo. Noviembre casi, pero aquella luna de verano no se ha desvanecido con ningún amanecer, todavía. Todavía no ha amanecido en el país de Ojalá. Y cada día ceno contigo. Caramelos de biodramina para calmar el mareo de tenerte en mí y alguna que otra aspirina que sosiegue el vértigo de vivirte a todas horas. Tu ausencia, tu sueño, tu voz… No sé digerir los sorbos de olvido, y es que tampoco ha oscurecido, aún, en la ciudad de Jamás.

8 comentarios:

Saltinbanqui dijo...

Ojala la esperanza no fuera lo ultimo que se pierde, es la mas suicida de todas las emociones.

:)

Jei dijo...

Ojalá Jamás yo necesite esos Caramelos

TaLo_d_Luz dijo...

...me encanta cómo escribes lo que escribes...

no te lo habia dicho antes??

;-)

La Penca dijo...

Ay, la oscuridad...A mí me parece que es demasiada siempre, y ahora más.

Ya noviembre, sí..

Me ha gustado mucho lo del país de Ojalá ;)

Besos.

la chica de Potedaia dijo...

Me pregunto si vivir en un país donde no oscurece nunca es tan doloroso como vivir en uno donde no amanece nunca...

la chica de Potedaia dijo...

Me pregunto si vivir en un país donde no oscurece nunca es tan doloroso como vivir en uno donde no amanece nunca...

Pero bueno, como decían ayer en la tele... Pain is pain, right?

Un besote.

Paula dijo...

pienso como la chica de potedaia... no sé si es peor vivir en un país sin Sol o en un país sin Luna...

"Hace tanto frío a veces a este lado del cuento... hace tanto frío, hace tanto frío en este invento..."

Abrazotes calurosos! :)

caperucita dijo...

saltinbanqui: y tan suicida... pero si no fuese por ella... :)

jei: Ojalá. Tienen un sabor agridulce, como la nostalgia los días de sol de invierno. ^^

talo de luz: gracias :)

la penca: en el país de Ojalá siempre hay bombillas de recambio para que la oscuridad jamás sea demasiada... :)

la chica de potedaia: la luz, al final, acaba cegando. Es como eso de que el frío quema. Seguro que veríamos el sol negro si no oscureciese nunca, y nos inventaríamos faros si no amaneciese jamás... :*!

Paula: yo me quedo con media Luna y medio Sol... ^^
Y tanto frío que hace! Tendré que comprarme unas katiuskas de esas para no volverme a empapar (aunque creo que yo me quedo con las botas de agua de toda la vida, eh!) :P
Mua!