22.9.08

desnudos

Qué imbécil he sido creyéndome que ya no me dolían los otoños. Los calcetines a rayas, las camisetas a rayas, las bragas a rayas. Las gafas, la pulsera, el pañuelo, las sábanas. No sirven de nada. De repente, me miro al espejo y vuelven a asomarse tras mi sombra los reflejos de ese frío de metal (el que se clava en la nuca y retumba detrás de los ojos). El cielo gris vuelve a ser la excusa perfecta para estar triste y las rayas, las malditas rayas que hasta ahora me han servido de refugio, me estrangulan.
Los árboles se desnudan y yo no soy capaz ni de quitarme el sombrero. No puedo. Es como si me hubiesen cosido los pliegues de la piel con hilo de pescar. O de aluminio. Y es una putada, porque cuando me arrancas la ropa con la mirada, se me sube sin querer la cremallera de este abrigo de escarcha. No lo puedo evitar. Me da un pánico horrible presentarte mis entrañas… Me ahogo, cuando me imagino que me abres en canal. Que me abren, me hienden el pecho y las rayas superficiales del jersey se convierten en estrías de mi alma. No me dispares con porqués, que me desangro a base de silencios.
Nunca quise ser una niña de cristal, por eso me envuelvo las venas con hielo. Pero me duelen, los otoños. Duelen a cámara lenta –que a veces creo que es mucho peor que doler a mil por hora-.

12 comentarios:

Jei dijo...

"las rayas superficiales del jersey se convierten en estrías de mi alma"... no puedo ni expresar lo que ésa frase ha removido.
sabes? hasta hace poco valoraba mucho el desnudo del alma, pero he llegado a la conclusión de que sobrevaloraba, porque incluso desnudos podemos mentir.

SUNSHINE dijo...

A mí también me dolían los otoños, pero he conseguido adecuarme a ellos e incluso ansiarlos. Antes me dolía que fuesen un final de algo maravilloso, el verano, en el que el tiempo se para, dejándolo como una época de recuerdos estáticos. Ahora me encanta ver cómo suponen un principio, un volver a reanudar la marcha, un regreso al mundo real desde la irrealidad veraniega.

Quién sabe, será cuestión de buscarle el encanto a cada una de las estaciones =)

Un beso

LA DESGRACIÁ dijo...

Pues a mi me gusta el otoño, para perderme en las rayas de las bufandas, para camuflarme en la alfombra de hojas de las aceras, para saltar sobre los charcos con las botas de agua y ponerme tras el radiador y leer cuentos en páginas amarillentas. Y me acabo de dar cuenta...de que quiero volver a la academia de las opos!! Ay madre

besus

Meike dijo...

Pues siguiendo el comentario de Jei...

A mi se me da de lujo mentir desnuda. Incluso en otoño.

Ripley /Pauline dijo...

A mi los otoños no me duelen, simplemente, los odio, y también los inviernos.Tu post, precioso. un beso

eme dijo...

jeje qué gracia me hiciste :P yo no tengo que dar ninguna pista. Sólo un día por suerte llegué aquí, ya sabes que a través de internet no hay distancias porque si no nunca te hubiera leido:)
este texto me puso nostalgica. O será el otoño...

Paula dijo...

pues yo sí que me quito el sombrero contigo... "y las rayas superficiales del jersey se convierten en estrías de mi alma"... pfffff!

Gui"laine" dijo...

Si Paula se quita el sombrero contigo, yo me quito lo que sea!

Yo te leo y lo hago con la boca semi-abierta... con eso te lo digo todo.

Meike dijo...

Ala, ala, despelote... xD

caperucita dijo...

Jei: si uno se propone mentir, lo hace hasta en pelotas. A veces no sé hasta qué punto pueden desnudarse las almas... me da la sensación de que siempre queda algo.. o siempre hay algo más. En fin, que estoy un poco escéptica.

Sunshine: aunque en el post no lo parezca.. el otoño es mi equinocio favorito :) Por eso duele tanto, porque me encanta, pero a la vez, me despierta una tristeza "especial"... otro beso!

la desgra: lo sabes de sobra, que el otoño me encanta.. y que tengo una extraña debilidad por las bufandas. ^^
¿A la academia de las opos? La fiebre te afecta más de lo que pensaba... xD muaks!

meike: a los lobos se les da de lujo mentir (pero no tiene nada que ver con la ropa, sino con los colmillos..)

ripley/pauline: oh! los odias? y eso por qué? Otro beso, y gracias :)

eme: así que no vas a dar ningún detalle más de ti.. mmm... bueno, eres bienvenida igual. ^^ El otoño es nostálgico, al menos a mí me lo parece.

paula: sólo dejo que te quites el sombrero si sacas un conejito de esos blancos (o un par de palomas :P). Aiss, estrías, estrías... mua!

gui"laine": ui ui ui, cuántos desnudos... jeje! Ten cuidado, no te entren las moscas :P Qué guay, por cierto, que te quedes con la boca abierta.. :) Gracias!

meike: sí, sí...

la chica de Potedaia dijo...

El dibuix és teu?

caperucita dijo...

no... lo encontré en el tren.