3.4.08

palabras

Palabras, montones de palabras esparcidas por el suelo. Desgastadas, malgastadas; las gritadas, demasiadas, y las calladas. Se han vuelto a mezclar las sinceras con las exageradas, las dichas con sentido y las dichas por decir. Las miro, quieta. Pocas son las que aún están enteras. Unas se han roto al caer, otras se han agrietado al rozarte los labios y las demás han estallado justo después de salir de tu boca. Las has sacado con tanta fuerza que se han desintegrado al vuelo. Me dolían los oídos de escucharte. Letras sueltas, sílabas despedazadas y el eco de lo que eran hace unos momentos clavándose en mi piel. No soy tan fuerte como te crees, ni tan sensible como insinúas cuando te enfadas porque no sé entender lo que te pasa. A veces tengo la sensación de que a penas me conoces, por conocerme en exceso, tal vez. Resuena tu voz y tu rabia en mi cabeza. Y las sigo mirando, inmóvil. Debería recogerlas, sacar la escoba y barrer el polvo de esta estúpida discusión. La misma de siempre, tú gritas y yo hago un par de incisos que no debería hacer, pongo caras inadecuadas y parpadeo en instantes inoportunos. Me callo por respeto, aunque lo poco que digo ya es suficiente para hacer que vibren un poco más los cristales de la ventana. Un día se romperán, ¿lo sabes? Y la culpa será mía, por supuesto. Los habré roto yo, como todo lo que toco. No te das cuenta, pero vas a volverme loca. Me haces sentir la persona más torpe del mundo. Y desequilibrada, ignorante, inmadura, malcriada… Aprieto los labios hasta que te cansas de chillar. Me repito por dentro que no tienes razón, pero ¿y si la tienes? Te metes en la cocina y cierras la puerta con fuerza. Siempre encuentras un refugio… Yo, sin embargo, me quedo ahí en medio, como siempre, también, y escondo la cabeza. Que no tienes razón, me voy diciendo. Cuando estás lejos, me retiro y apoyo la espalda en la pared; se me doblan las rodillas y me dejo resbalar. Sentada en una esquina miro y remiro el silencio, ese que no dice nada, que se calla diciéndolo todo. Y todas las palabras que me he comido mientras hablabas se tiñen de rabia y me salen por los ojos. Diminutos cristales rasgándome el lagrimal. Me silban los oídos, me retumba el cráneo y se me resquebrajan un poquito más los latidos. Cada vez vamos a más; cada día aguanto menos.

8 comentarios:

Farera dijo...

¿Sabes que opino de las palabras?


Que se las lleva el viento.

Anónimo dijo...

¿Con quién? ¿de quién? ¿por qué? ¿cuándo? y ¿dónde?

Son las cinco preguntas de todo periodista para enfrentarse a un buen artículo.

No soy periodista. :(

Me gustaría conocer tu artículo. Y entenderlo.

Un beso, mudo, sorprendido, constrito... Y burbujas, ilusione, esperanza!!!! :)

la chica de Potedaia dijo...

En vez de un cuento me parece una escena conocida... :/

¿Te digo una cosa? La gente que deja siempre sólo en medio de un montón de palabras rotas y te hace sentir mal no vale la pena.

Paula dijo...

pues a mí me suena la historia... lo peor de todo es que se sigue repitiendo con unos cuantos kilómetros de por medio; pero todavía es más desquiciante aún que ella siga teniendo razón, o que a mí siempre me lo acabe pareciendo. Ces't la vie! ces't les mères! (jajaja el francés me lo invento :p)
besitos!

N@zaSº!!! dijo...

A mi no me suena la historia, aunque si en realidad es de algun otro escrito me alegra haberme metido en tu blog y deleitarme con esta historia...

Si pertenece a tu inspiración, felicitaciones por tu blog!!!

belga_seg dijo...

uops!! veo que se me ha adelantado la farera... te iba a decir algo así como "sabes lo bueno que tienen las palabras? que se las lleva el viento... o eso dicen"... así que te dejo con un trocito de una canción que me encanta "no entiendo cómo la rabia enciende las palabras, palabras que no son nada, pero llegan al alma... y me arrepentiré...".... Seguro que se arrepentirá ;)...
ánimo, además, a ti se te da muy bien manejar las palabras ;)... beso grande!

illeR dijo...

http://www.goear.com/listen.php?v=b7d2814


El firmamento cayó, en el centro del salón.
Y al saber, que ya de largo nuestro amor se fue,
gritamos más cada vez.

¿Y aún preguntas quien perdona a quién?.

Entras en la habitación, porque me has hecho venir.
Siempre terminas sacando lo malo de mi.
Ayer decías que no, y ahora me dices que si,
soy tu problema y tú el mal que me hace sufrir.
No me levantes la voz, que no que no respondo de mi.
Sabes de sobra que así no podemos seguir.
Algo me dice que no, que esto se pierde.

¿Y quién nos lo iba a decir?,
se secó, nuestro jardín.
Es normal, tú eres marea que viene y se va,
y yo la orilla del mar.

¿Y aún preguntas quien perdona a quién?.
No no no lo esperaba de ti,
¿cómo has podido decir, que ya no somos los mismos que no eres feliz?.
A veces piensas que no, que no soy yo para ti,
porque no sientes la estrella que hay dentro de ti.
Nos bastaría un perdón, un renovarse o morir,
Aunque ya empiezo a pensar que lo nuestro es sufrir.
Algo me dice que no, que no, que esto se pierde...

Somos Abel y Caín...

No entiendo como la rabia enciende las palabras,
palabras que no son nada pero llegan al alma.
Y me arrepentiré...
Y no quiero...
Y te espero...
Y he decidido no perder ya ni un solo segundo mas...

Por favor di de una vez, que es lo que quieres de mí,
no puede ser que las cosas se queden así.
Como la triste canción, que yo escribí para ti,
Como el maldito silencio que llega hasta mi.
No te querrán como yo, como yo te quise a ti,
y vivirás de un recuerdo que hiciste morir.
Fuimos ninguno de dos,
fuimos Abel y Caín,
fuimos un cielo que llueve y se aleja de aquí.

Entras en la habitación, porque me has hecho venir,
siempre terminas sacando lo malo de mi.
Ayer decías que no, y ahora me dices que si,
soy tu problema y tú el mal que me hace sufrir.

No me levantes la voz que no, que no respondo.
Fuimos ninguno de dos...
Y un cielo que llueve...

Para no morir...

caperucita dijo...

farera: se las lleva el viento, pero hace días que no sopla por aquí... A ver si esta noche se gira un poco de aire y se las lleva todas, las dichas y las por decir. ^^

Sparkling: no soy periodista yo tampoco, sin embargo, esas preguntas me suenan... las podría contestar, creo, todas excepto una, quizás la más esencial. La que queda justo en medio, me la hago a cada momento... Bombolles, d'il·lusió! :)

potedaia: persona demasiado cercana para atreverme a decir que no vale la pena...


paula: ese francés me ha encantado :P Es taan desquiciante esa sensación... Creo que nos entendemos! jejje Besitos!

N@zaSº!!!: a veces pertenece a mi "realidad" más que a mi inspiración. Un saludo, y gracias!

belga_seg: anda, creo que Iller ha coincidido contigo! Eso espero, que se arrepienta :) Genial la canción, por cierto. Un petó!

iller: siempre me descubres canciones geniales... me alegro de volver a verte por aquí! se te echaba de menos... ^^