10.4.08


¿Cómo quieres que no me sienta pequeña si no me llegan los pies al suelo cuando voy en moto y tengo los dedos demasiado cortos para tocar estudios de Chopin?
Que a mis palabras les falta sentido. Y a mis abrazos tiempo, y años, y espacio, y distancia, y silencio. Lo jodido es que les sobra ilusión, timidez y torpeza. Un día me cansaré de guardármelos y se los regalaré a las farolas. Me cansaré de ti, también, un día. Será triste, por eso, que ni si quiera llegues a darte cuenta. ¿O sí que lo notarás?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Seguro que hay quien mataría por ser farola... ;)

Ooº

la chica de Potedaia dijo...

Me apunto con las farolas a recibir abrazos de segunda mano que no eran para mi. Debo decir a mi favor que las farolas no devuelven los abrazos y yo sí :)

sweet_nightmare dijo...

jamás te guardes los abrazos... ni se los regales a las farolas... alguien de rostro lloroso y ojos tristes te lo agradeceria enormemente... buscalo entre la gente, te estará esparando...
lo más triste no es que no se den cuenta... sino el simpel hecho de cansarte de ese alguien... quizás por la misma razón de no dar ni recibir abrazos... asi k no te los guardes...
nueva por aki... pero espero kedarme por mas tiempo... me gustan tus desvarios XD
un beso, espero k estes bien!!!

Paula dijo...

Tú pequeña... y a mí esto se me queda grande...
(mmmm a ver si me deja mandarte un abrazo cibernético....)

Meike dijo...

Y respondiendo a tu comment...

Creo que nos empeñamos a dar una imagen de nuestros "fantasmas". Les inculcamos unas características que no comparten, para convencernos de que nos duelen menos, para que podamos decidir que hacer con ellos, si vienen, y deciden quedarse.

Caperucita, ¿nos conocemos?

No importa cómo de pequeña seas, si tienes un corazón enorme.

Chimpón.


Un abrazo :)