16.3.08

escafandras

No lo sabía. No sabía que era capaz de estar más de una hora soltando lágrimas sin parar. Y que esta maldita sensación que me encoge cada milímetro del cuerpo podía durar tantos días, que podía llegar a ser tan intensa... Ni que podía seguir viva después de tres días sin respirar. Porque hace días que no respiro. Y no vayas a pensar que es una de estas estúpidas sensaciones exageradas, o uno de esos recursos literarios que me gusta tanto utilizar. Créeme, me ahogo. Algo me comprime el pecho, fuerte, muy fuerte, tanto que me aplasta los pulmones y me despedaza los latidos. No te asustes, que estoy viva. Aunque haya tenido que irme de casa porque no podía dejar de llorar, sigo estando viva. No me explico por qué, pero sí. Tengo el corazón estrangulado, me tiembla la voz y me dudan los pasos. Igual que los dedos al escribir estas letras. Y al pensar, me retumba todo… Pero no dejo de sentir y eso significa que todavía no he abandonado mi vida, ni me ha abandonado ella a mí. Ganas no me faltan, por eso, de dejarla tirada en cualquier esquina y hundirme en el mar, que es el único que ha sabido estar conmigo cuando todo el mundo se ha echado a correr. O me he asilado yo del mundo, para qué engañarnos.

Y claro, ¿a quién coño vas a ir a empaparle los hombros cuando has firmado un contrato indefinido con la Soledad? Cuando te has comprometido con ella no puedes reclamar abrazos, ni esquivar ausencias, ni pedir oídos. Por mucho que los necesites, sólo puedes esperar que vengan sin llamada… Al menos eso ponía en la letra pequeña sobre la que decidí dejar un garabato simbólico cuando me dejé llevar por mi vena antisocial. ¿Y ahora qué? No sabía que podía sentirme tan ridícula. Ni tan ínfima. Ni tan enana. Que se me daba tan mal quererme… Y que era tan difícil echar al miedo de mi cama. Imposible, más bien. Que podían multiplicarse por diez elevado al infinito las ganas de desintegrarme en el vacío, ¿tú lo sabías?

Los Planetas gritándome al oído que si me esfuerzo puedo desaparecer… Algo me falla. Hay algo en mí que no funciona. Porque anoche me sorprendí en la playa escupiéndole reproches al mar, porque la oscuridad de mi cuarto hace tiempo que me inyecta insomnio en las pupilas, porque esta mañana he vuelto a aparecer tirada en la arena con toda la lluvia que le falta a las nubes sepultada bajo los párpados, porque me sangra la lengua de tanto mordérmela, porque tengo el estómago en la rodilla y el corazón en la boca, porque los sueños me arañan la razón, porque me subiría en un avión para coser una sonrisa en tus mejillas, porque se me ha volcado el mundo y aún no entiendo por qué. Algo falla. Porque escucho a Marlango susurrando un hold me tight y me pongo a llorar…

No lo sabía, tampoco, que me sentía tan sola, perdida y absurda en este planeta. Que iba a ser tan fácil encontrarte y tan jodido a la vez. Que soy capaz de arañarme a mí misma con tan solo pensar un poquito más de la cuenta. Ni que podía nadar tantas horas seguidas a la deriva con el agua a la altura de la barbilla.

Y prefería quedarme sin saberlo, qué quieres que te diga. Pero ahora que lo sé, no me queda otro remedio que seguir buscando una escafandra al pie del mar de los delirios...

6 comentarios:

la chica de Potedaia dijo...

¿Te sirve un hombro virtual? O un hombro ya tardío, cuando vaya de vacaciones este año...

:*

Farera dijo...

Alguien me dijo alguna vez, que lo mejor es no pensar.

Y a lo mejor me repito, pero debería funcionar.

Bienvenida, inundemos juntas, almenos que sirva de algo.

Carla dijo...

Son momentos en los que buscas la luz (Aunque en todos los lugares digan que significa el fin de la vida) y no la encuentras. Quieres salir... Y te ahogas. Muy bonito, precioso. Te sigo. Un beso.

caperucita dijo...

potedaia: me sirve, claro :) un beso!

farera: lo mejor es no pensar, de eso no hay duda. Pero... ¿tú has econtrado la fórmula para hacerlo? Porque yo mira que lo he intentado, eh, pero nada.. soy incapaz de pararme el cerebro.
Inundemos, sí ^^

carla: gracias!
yo tampoco creo que la luz signifique el fin de la vida... Acertaste, estos son momentos en los que te ahogas por no encontrar la luz del faro que te lleve a tocar tierra, que te lleve, ni que sea, a alguna parte...

illeR dijo...

Lo que no te mata, te hace mas fuerte. Tu ya has sobrevivido a 3 dias sin respirar, no moriras, solo te haras mas dura...

illeR dijo...

Pd - Me gusta el nuevo diseño del blog...