19.3.08

¿cambios?

He vuelto a sacar la ropa vieja del armario, a vestirme con bambas y a ponerme camisetas de aquellas que me compraba en la sección de niño en la cuenta atrás de las rebajas. He recuperado otra vez la estúpida manía de dormir con esos tops de deporte del mercadillo y con un jersey de lana sobre el pijama. Y esta mañana me he puesto debajo de los tejanos agujereados las bragas que me regalaron para Navidad que aún guardaba con la etiqueta. Y créeme, algo me pasa cuando he estrenado bragas y he cambiado los cordones naranjas de las botas por el velcro cruzado de las deportivas. Hasta me estoy dejando el pelo poco corto, me he sacado los pendientes y he dejado de usar el secador...

Estoy más perdida de lo que pensaba. Me he dado cuenta cuando me he parado a contar y he visto que vuelvo a escribirte una media de veinte sms mentales al día, de los que sólo llego a materializar tres o cuatro, y a mandarte, con suerte, ninguno. Y con un poco menos de suerte, tan solo uno (o dos, según el tiempo). Que me asusta que no me contestes, mira si llego a ser absurda, o ser un poco más pesada de lo normal. Tiendo a pnsar q la gnt q m importa tiene el vicio d dsaparecer d mi vida d una forma bstnt rpntina. Será xq tiende a sr verdad… ¿sigues ahí?

El jueves pasado se terminaron las cápsulas de autoestima en la tienda del callejón. Tal vez sea eso. Imagínate con qué cara miré a la señora de la bata blanca cuando me dijo amablemente que se les habían agotado. Ni en cápsulas, ni en sobres, ni en pastillas. Llevo casi una semana con sobredosis de mar inyectada en vena… Y así estoy. Sigo sn paraguas, ¿crees q va a llovr? Por suerte el Alcatel no guarda automáticamente los borradores sin enviar. Apañada estaría. Como cuando me pongo a escribirte algo más que cuatro palabras en el ordenador y gmail las archiva antes ni siquiera de que tenga tiempo de ponerle puntos a las frases.

- Deberías cambiar tu vida.- me decían ayer.
- ¿mi vida?
- Creo que te vendría bien. Se puede cambiar sin cambiar de lugar, ni de gente, ni de aire…
- (…)
- No es tan complicado. Consiste simplemente en que intentes cambiar tú, nada más. Moldéate a ti, en vez de intentar moldear tu alrededor.

¿Debería cambiarme? ¿tu tmb lo piensas?

10 comentarios:

belga_seg dijo...

el segundo párrafo... el segundo párrafo... me lo has robado???? ;)... qué difícil es resistir las ganas de mandar un simple mensaje, hacer una llamada perdida, llamar para preguntar qué tal... por no resultar pesada... pffff... siempre que estoy así (que últimamente es cada 2x3) me acuerdo de la canción de Quique González... "peor que el olvido fue frenar las ganas de verte otra vez..."
un beso! y no cambies, que esa no es la solución!!!!

caperucita dijo...

belga_seg: que conste que tú también eres una robona! el texto de "insomnio" me lo robaste entero... :P Y la frase esa, ¿como era? ah, sí: "...enfadarme contigo porque no das señales de vida con la misma facilidad con la que te adoro y todo se me olvida cuando enuncias un simple “hola” al cabo de unos días". Extrañas sensaciones paralelas.. Un beso!
pd: ya no me acordaba de esa canción de quique ^^

Carla dijo...

Es increíble. Es precioso. Me cuesta confesar que yo también tengo esa manía de decir cosas... Que a menudo digo, pero "él" ya está acostumbrado a ignorar mis desvaríos y dar por echo que tengo sobredosis de amor, que con "desengaño" se me pasa. Un beso enorme ¡Sigue!

la chica de Potedaia dijo...

Yo te quiero un montón como eres, ya lo sabes ^^ Cambia si te apetece, si lo necesitas... total, con pelo corto, largo, verde o negro te vamos a querer igual ;)

Paula dijo...

supongo que nosotros también tenemos el vicio de necesitar a esa gente a todas horas... y supongo también que cambiar de molde no va a calmarnos el mono, no crees? Un besito!

Hangelus Girl dijo...

Tú no deberías cambiar, deberías cambiarnos, cambiar un poco el mundo y darnos las palabras para decir aquello que no sabemos decir.

Vértigo dijo...

Puff!! Cuantos sms escribo y no mando al día, me he sentido muy identificada! Mejor que camiar, te diría que evoluciones, crezcas, aprendas.. pero todo por ti! Ya lo sé, también me planteo cambiar!

caperucita dijo...

carla: Las sobredosis de amor son tan traicioneras... Gracias! ^^

potedaia: ¿con el pelo verde también me querrías? :P No creo que cambie, soy un caso perdido..

paula: cambiar de molde seguro que no nos calmará el mono... [me ha gustado la frase :)] un beso!

hangelus: ¿cambiar un poco el mundo? demasiado complicado lo veo... pero palabras igual sí que puedo darte unas cuantas, aunque no creo que te sirvan para nada. Total, a veces se explican mejor los silencios.

vértigo: evolucionar y crecer, eso intento.. ^^

un beso!

la chica de Potedaia dijo...

Verde, y naranja, o rosa chicle, o azul eléctrico... ;)

Por cierto, me encanta la nueva cabecera del blog, y el color (¡el azul es mi favorito!)

illeR dijo...

Muy bueno!! ¿Deberias cambiar? Solo si tu quieres! ¿Como quieres ser?