23.2.08

planetas


Vámonos a Plutón. Escoge una estrella, nos la llevamos. Y el mar, mételo en la maleta. El otoño y los atardeceres ya me los guardo yo en el bolsillo. ¿Las palabras? Déjalas, total, siempre se las acaba llevando el viento. Además, ahora que nos miramos, ya no son imprescindibles. Pero mete un poquito de lluvia en esa botella, la de cristal, para mojarnos de vez en cuando con algo más que silencios. Vámonos, anda. A Plutón o a Saturno, donde quieras, pero vamos. Déjame agarrarte la mano y correr. Sobrevolar este mundo y despertar en otro planeta. En otro universo, sin reloj y sin teléfono. Sólo con tu sonrisa pegada a mi piel y el lunar de mi párpado enganchado a tu sueño.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Escribes bien hasta cuando no te salen las palabras :P ;)


la chica de Potedaia

caperucita dijo...

como siempre, gracias :)