24.9.07

promesas



¿Sabes? Me presté un día, tan solo uno. Doce horas de luz para pensar en ti y una noche entera para soñarte. Me prometí que despertaría con una sonrisa pegada en los labios y que a partir de entonces sólo ocuparías breves paréntesis de mi tiempo.

Pero me tragué tu voz, sin querer. Tus sostenidos son tan suaves que se deslizaron por mi garganta mientras te escuchaba. Y ahora estás metida en mí. Te tengo ahí, tus vocales en el estómago y un puñado de consonantes enzarzado en cada pulmón. Con razón me ahogo cuando respiro.

Si es que soy un desastre... No puedo prestarme caprichos como este, ni prometerme cosas que sé que luego seré incapaz de cumplir. No he sabido evitar que tu pronombre se convirtiera en sufijo ineludible del verbo soñar.

De repente ya no sueño, sólo te sueño. Te invento, te abrazo, te extraño…



…y te espero.

4 comentarios:

La chica de Potedaia dijo...

Que bonito ^.^ Con cambio de aires literarios o no yo seguiré visitándote...

Por cierto, te ha quedado bonito el nuevo aspecto del blog ;)

lady dislike dijo...

regálate. besitos elena.
ares.

Entrelazada dijo...

Dibuja espirales de colores, como las que haciamos en dibujo en la ESO y sácalo todo, todo, todo.

pd. creo que voy a abandonar el blog, prefiero el journal, es más chachi :(

illeR dijo...

En la vida hay riesgos que hay que correr...tu lo hiciste bien, aunque la jugada te saliese mal.

Un beso!!

Pd-> A mi salir a correr en estos casos me viene bien ;)